Dos Patas para Un Pato

Bienvenidos

Somos 3 patos, mejor dicho dos patas y un pato, unidos por Internet y el amor al Arte y se nos ha ocurrido crear este blog para que cada uno escriba sobre lo que le apetezca. A ver qué sale!!!!

Pinceladas Mágicas: Alphonse Mucha


Creador y divulgador del Art Nouveau, pionero en la aplicación del arte a la publicidad y uno de los padres del diseño gráfico moderno, Alphonse Mucha es objeto en Caixa Forum Madrid de la primera exposición retrospectiva que se celebra en España sobre uno de los artistas más relevantes del siglo XX.

Esta exposición es la que me ha decidido a traerlo a esta sección de Pinceladas Mágicas en este momento, porque estoy convencida que Mucha es el típico artista del que sus obras forman parte de nuestra vida, nos suenan a todos, pero el artista nos resulta un perfecto desconocido a la mayoría.

Alphonse Mucha es uno de los primeros artistas globales. Un creador dotado de gran sensibilidad, y seguidor de las técnicas tipográficas de reproducción que encontró la manera de aplicar su arte a los objetos cotidianos, convirtiéndose en el artista gráfico más célebre de su época.
Por esta razón la exposición que tras su clausura en Madrid, el 31 de agosto de 2008, iniciará una itinerancia por diversas ciudades, está compuesta por fotografías, dibujos, litografías, pinturas, carteles, joyas, cerámicas, libros, postales, sellos, entre otras piezas.

Os pongo su biografía:

Alphonse Mucha nació en Ivanci (Moravia), en 1860.

Trabajó en empleos de pintura decorativa en Moravia, principalmente para puestas teatrales. En 1879 se mudó a Viena para trabajar con una compañía vienesa de diseño teatral logrando informalmente completar su educación artística.

Cuando en 1881 un incendio le dejó en el paro, regresó a Moravia, trabajando de manera independiente, haciendo pinturas decorativas y retratos.

El Conde Kart Khuen de Mikulov lo contrató para decorar con murales el Castillo de Hrusovany Emmahof. Éste último quedó tan gratamente impresionado que acordó apadrinar el aprendizaje formal de Mucha en la Academia de Bellas Artes de Munich.

Mucha se mudó a París en 1887 y continuó sus estudios en la Académie Julian y en la Académie Colarossi, produciendo al mismo tiempo ilustraciones para revistas y publicidades.

Su salto a la fama lo logró en 1895 con su primer cartel litográfico para la actriz Sara Bernhardt y su Théâtre de la Renaissance. El cartel anunciaba la obra Gismonda de Victorien Sardou y causó una auténtica sensación, hasta el punto que Sarah Bernhardt ofreció inmediatamente a Mucha un contrato de exclusividad por seis años. Los carteles realizados para ella contribuyeron a difundir la fama de la actriz más allá de las fronteras de Francia.

Mujeres esbeltas, sensuales, seductoras reinas de la naturaleza con largas y abundantes melenas, que miran de frente, seguras, con sus grandes y rasgados ojos, envueltas en ropajes de escenario con orlas, cenefas, flores, estrellas, forman el canon de sus figuras.

Mucha produjo una gran cantidad de pinturas, pósteres, avisos e ilustraciones así como diseños para joyería, alfombras, empapelados y decorados teatrales en lo que se llegó a conocerse como el estilo
Art Nouveau. Una colección de joyas diseñadas por él, en inspirada en las que adornaban a las mujeres de sus carteles, fue presentada por el joyero parisino Georges Fouquet en la Exposición Universal de París de 1900.

Mucha declaró que pensaba que "el arte existía para transmitir un mensaje espiritual y nada más" de allí su frustración por la fama que logró a través de un arte básicamente comercial.

Siempre quiso concentrarse más en proyectos elevados que ennoblecieran el arte y su país de nacimiento. Por este motivo y tras visitar Estados Unidos entre 1906 y 1910, se estableció en Praga, donde decoró el Teatro de Bellas Artes así como otros lugares distintivos de la ciudad.

Tras la Primera Guerra Mundial y con Checoslovaquia ya independiente, diseñó estampillas, notas bancarias y otros documentos gubernamentales para la nueva nación.

Pasó muchos años trabajando en lo que consideró su obra maestra, La Épica Eslava (Slovanská epopej), una serie de enormes pinturas que describen la historia de los pueblos eslavos, que fueron donadas a la ciudad de Praga en 1928.

Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, Mucha fue arrestado e interrogado por los alemanes. Nunca se recuperó de la tensión que le produjo este hecho, ni de ver su hogar invadido y vencido.


Murió en Praga el 14 de julio de 1939 a consecuencia de una pulmonía y allí fue enterrado, en el cementerio de Vysehrad. Su última pintura fue El juramento de unión de los eslavos.


6 chapoteos en el agua:

FJ.MJ dijo...

Me reincorporo a la actualidad bloguera, asi que a partir de ahora pasaré de nuevo con frecuencia por aquí a pasar un buen rato.

1saludo a todos los estanqueros!!!

Tania dijo...

estanquerooos??
aqui no fumamooooooooooos!!
ajajajaja...
al menos tabaco, no ada??

Ada dijo...

Javiii.... qué bien.... qué alegría... qué alborozoooo....!!!!!
Muack wapetón

Tania... calla, habladora jajaja

Anónimo dijo...

No lo conocía, pero sus dibujos sí y me gusta mucho.
Saludos patos
Marcos

El Deme dijo...

Querid@s pat@s me ha emocionado la sensibilidad de un artistazo ante el placer de los sentidos que nos ofrece la vida, la sensualidad de los diseños, el insinuo de sus mujeres y su mirada limpia y directa al observador. Mucho Mucha, sí señor!!

Ada dijo...

Deme.. Bienvenido al estanque... y perdona el retraso.

Es que ya se sabe...la vida del pato de estanque es muy achucháaa, de fiesta en fiesta y entremedio... de marcha.

Nos alegra mucho que te haya gustado Mucha. A mí personalmente me encanta. Su dibujo es elegante y sensual ¿no te parece?

Besos-cuack para ti y vuelve..