Dos Patas para Un Pato

Bienvenidos

Somos 3 patos, mejor dicho dos patas y un pato, unidos por Internet y el amor al Arte y se nos ha ocurrido crear este blog para que cada uno escriba sobre lo que le apetezca. A ver qué sale!!!!

LAS MUSAS DE LOS PINTORES


El diccionario de la R.A.E., denomina musa a “cada una de las deidades que, según la fábula, habitaban, presididas por Apolo, en el Parnaso o en el Helicón y protegían las ciencias y las artes liberales, especialmente la poesía. Su número era vario en la mitología, pero más ordinariamente se creyó que eran nueve”.

 Simone de Beauvoir dice, en su obra “El segundo sexo”, que las musas son mujeres.

 Algo, que desde mi punto de vista, es lógico, ya que durante mucho tiempo la “titularidad” en el mundo del arte estuvo vetada al género femenino y la mayor parte de los artistas eran varones que buscaban la perfección femenina para satisfacción de su alma, y muchas veces también, de su cuerpo.

Actualmente las musas ya no habitan en el Parnaso, ahora lo hacen, como no podía ser de otro modo, en los Museos (del griego “mouseion” primero y del latín “museum” después).
Es allí, en las paredes de estos “refugios para musas” de donde cuelgan sus retratos.

Estas mujeres, la mayoría de las veces de nombre desconocido para el espectador, son las verdaderas protagonistas y su rostro va íntimamente ligado a la firma del pintor.

No son nobles, ni ricas, ni gente anónima elegida al azar. Son mujeres que por su elegancia, su belleza, su atractivo fueron elegidas por el artista para inmortalizarlas, no una, sino varias veces.  (En la foto mi musa, Sandra López, en una sesión de posado).

Son tantas que sería imposible ponerlas en una sola entrada. Por eso, de momento, hablaremos de Kathleen Newton, Joanna Hiffernan y Camille Doncieux.


Kathleen Newton

En 1870 James Jacques Tissot conoció a Kathleen Newton, una irlandesa divorciada que se convirtió en su modelo y amante.


El pintor la retrató en más de una veintena de cuadros.


Kathleen, enferma de tuberculosis, se suicidó a la edad de 28 años. Este hecho afectó a Tissot para el resto de su vida, tanto a nivel personal como artístico.


 A partir de entonces cambió la temática de su obra y pintó obsesivamente escenas de Cristo y del Antiguo Testamento.

Joanna Hiffernan

James Whistler conoce en 1861 a la también irlandesa Joanna Hiffernan. Seducido por sus cabellos cobrizos la contrata como modelo para su obra Wapping. ”.

Wapping de Whistler

Joanna no sólo posará para él en sus obras The White Girl, The Golden Screen y The Little White Girl, sino que será su amante durante 6 años.

The White girl  de Whistler

Joanna también posará para Courbert. El propio Whistler se la presentará a su amigo que quedará prendado de su belleza y la retratará en dos de sus obras La Bella irlandesa, y más tarde en El sueño.

La bella irlandesa de Courbet

Se cree que el hecho de que Joanna posara desnuda en esta última hizo que Whistler la abandonara, así como que también fue ella la que posó para el cuadro titulado  El origen del mundo que por lo explícito tuvo que ser impactante en aquella época.

El sueño de Gustave Courbet, en la que aparece Joanna.


Camille Doncieux

Camille Doncieux fue modelo y amante de Monet con sólo 19 años. En 1867, un año más tarde, Camille queda embarazada de Jean, el hijo de ambos, lo que obliga a reconocer la relación que mantiene con ella y presentársela a su familia. El padre de Monet se lleva un buen disgusto a pesar de que él mismo tine un hijo fruto de la relación con una criada.



Los problemas económicos les superan hasta el punto, de que en 1868, Monet intenta suicidarse a pesar del apoyo emocional de Camille.

No es hasta el 28 de marzo de 1870 que Camille Doncieux y Monet se casan, siendo Courbert el testigo de la boda.
Retrato de Camille

Camille muere de tuberculosis, en 1879, poco después de dar a luz a Michel, el segundo hijo de la pareja.

Camille será la modelo de numeroso estudios y obras de Monet: Camille, Camille con traje verde, Mujeres en el jardín, Camille Monet en la ventana… Incluso la pintó en su lecho de muerte.



Bueno, hasta aquí esta entrada.  Si os gusta, más adelante buscaré información sobre otras musas de pintores y os contaré un poquito sobre ellas.



12 chapoteos en el agua:

Kuervo, el dijo...

anda pues, que curiosidad de los pintores, y yo como mal letrista,
solo me valgo de musas de sueños, de miradas perdidas en el colectivo, de sonrisas de supermercado, de manos que jamás tomarán un café conmigo y hasta esculturales estatuas con su frío candor
caramba que decadencia tan sublime...
=D,

muy interesante este tema, recuerdo una novela gráfica que menciona a Da-vinci como un condenado vouyerista, que se iba a las márgenes del rio a dibujar féminas sin su consentimiento,

Bueno de momento me retiro a buscar mas musas.

Saludos...

Capazorros dijo...

El problema de tener una musa que se llama Mahou es que por las mañanas te abandona y se lleva todo.
Un abrazo.

Ada dijo...

Pues con lo bonito que lo has explicado al principio, Kuervo.. imagino que no tendrás que buscar musas.. Ellas saldrán a tu encuentro ;)

Me ha gustado tu intervención... "choca las plumas" :)

Ada dijo...

jajajaja... Holaaa, Capazorros, cuánto tiempo!!!

Pues a mí que me parece que conozco a tu musa, el nombre me suena... jajaja

Besicos y me alegra leerte ;)

El Deme dijo...

Pues tres musas muy interesantes, todas de carne y hueso, con ese aire melancólico y enfermizo tan del gusto de ciertos pintores. Madrid tiene rincones maravillosos pero también hay lugares deliciosos en Zaragoza y en los pueblos perdidos y en las ciudades enormes. La gracia es saber captar el instante y hacerlo único. Un beso y gracias por tu visita.

Ada dijo...

Hola Deme, efectivamente, las mujeres enfermas o debiluchas eran muy del gusto de los pintores.

Y respecto a los rincones especiales, por supuesto que Zgz los tiene también, como cualquier otro lugar, pero lo que echo de menos es tener un buen guía como tú.

Besicos y gracias a ti...;)

Elena dijo...

Muy interesante tu lección de arte, como de costumbre. Así que, por mi parte, puedes seguir con el tema.

Un besazo ;)

Ada dijo...

Gracias, "seño" ;). Repasaré la lección, indagaré y más adelante, seguiré con alguna musa más.

Besicos, Elena. Muaack

Ada dijo...

Qué se me olvidaba.

Por si os ha llamado la atenicón, he puesto provisionalmente lo de la palabra de confirmación porque desde hace una temporada en una de las entradas no hacían más que poner enlaces de viagras y otros enlaces algo sospechosos.

A ver si se cansan!!

Karmen dijo...

Adelis es una privilegiada, porque teniendo una musa tan hermosa ¿para qué soñar con ellas, Kuervo?

Siempre he querido preguntarte si en tu cuadro "Entre el rojo y el azul" la modelo era de tu niña, ahora ya lo sé :)

Bicos, guapa...

PD: Sí, he visto lo de "palabra de confirmación", y es lo mejor que puedes hacer, porque.. a ver... las viagras ésas ¿pa que las quieres túuu? jajajajaaaaa :)

Ada dijo...

Graciaaaaaaaaasss, reina!!

Sí, ella es la modelo del cuadro. Pobreta, llego un día y le digo "arrea, quítate la ropa que hoy hay sesión de fotos. Que me ronda una idea en la cabeza y la vamos a plasmar"

Lo peor el frío que tenía, y plegar todas las sábanas que saqué hasta que me decidí por esas. Lo mejor, que "de momento" no me pone pegas, se presta enseguida a posar para mí.

Por eso el título del cuadro "Posa para mí" porque está haciendo algo, y le digo.. "ven... que tengo una idea."... y allá va ella. De momento, no protesta mucho.. "cruzaré los dedos".. ;)

Voy a echar un vistazo a la luna. Ya vi el anuncio de la entrada nueva, pero es que "tus cosicas" me gusta leerlas con calma ;).

PD. Creo además que la viagra produce efectos secundarios en "las patas". Y tengo entendido que los "pollitos" las llevan de serie, vamos.. que no las necesitan.. ;)

Kuervo, el dijo...

Señora Reyna Karmen;
(=D,)
no es que yo desee soñarlas, pasa que, a veces se cuelan oníricamente a mi descanso, y pues de mi parte estoy encantado, en el blog de su servidor he puesto una serie de textos llamados despertares, y es lo poco que recuerdo de esas visitas que ellas hacen, hay veces que puedo escribirlo el mismo día, otras veces no.

Dejo un saludo.