Dos Patas para Un Pato

Bienvenidos

Somos 3 patos, mejor dicho dos patas y un pato, unidos por Internet y el amor al Arte y se nos ha ocurrido crear este blog para que cada uno escriba sobre lo que le apetezca. A ver qué sale!!!!

Los cuadros malditos



Stalin guardaba la mayor colección de arte moderno del mundo. La condenó a la hoguera por considerarla "arte degenerado", pero los cuadros se salvaron milagrosamente y acabaron en los sótanos de los museos Pushkin y Hermitage. Ahora, esos lienzos abandonan Rusia por primera vez. Esta es su historia.

En la Royal Academy of Arts de Londres se exhibe actualmente la exposición "From Russia: french and russian master paintings 1870-1925", inaugurada a finales de enero y que permanecerá abierta hasta el 18 de abril.

Conseguir sacar estas obras de arte de Rusia no ha sido tarea fácil. La intervencion del primer ministro británico, Gordon Brown y del ruso Vladimir Putin, así como la promulgación en el Reino Unido de una ley que garantice el retorno de las obras a Rusia, ya que podían ser reclamadas por los nietos de sus antiguos propietarios, han obrado el milagro. Esto y el hecho de que los cuatro grandes museos rusos, el Hermitage, el Ruso, el Pushkin y el Tretiakow estén en bancarrota y hayan aceptado el patrocinio del coloso energético Eon.

Esta exposición consta de 150 obras (de las que la mitad no han sido nunca vistas en Europa) entre las que se encuentran cuadros de Renoir, Cézanne, Picasso y Vang Gogh y obras de los mejores artistas rusos modernos: Chagall, Kandinsky, Malevich...


Retrato del Doctor Rey (Van Gohg) - Morosov

Esas obras corresponden principalmente a las colecciones privadas de dos magnates rusos de principios del siglo XX, Ivan Morosov y Sergei Shukin, que fueron los que compraron para Rusia las mejores muestras de arte de la época.

Vairaumati TEi Oa (Paul Gauguin) - Shukin

Tanto Sukin como Morosov provenían de familias de clase media que se habían hecho inmensamente ricas por medio de la industria textil.

Eran extravagantes hasta el punto de hablar entre ellos en francés, dejando el ruso para dirigirse a la servidumbre. Ambos viajaban con frecuencia de Moscú a París para hacer sus compras y tras conocer Sukin a Matisse en 1906, acabaron integrándose en la vida social de Montmatre.

Por medio de éste, Shukin conoció también a Picasso, con quien nunca llegó a intimar. Picasso hizo varios dibujos en los que Sukin aparecía representado como un cerdo. Es posible que le molestara que el millonario ruso prefieriese las obras de Matisse a las suyas.

Sin embargo, incluso cuando otros mecenas dejaron de comprar obras a Picasso en su época cubista, Sukin siguió haciéndolo argumentando que "esto es el futuro".

Ambos coleccionistas eran amigos. No rivalizaban porque tenían gustos artísticos distintos. Incluso sus caracteres eran diferentes. Morosov era prudente y se lo pensaba mucho antes de hacer una compra. Shukin más impulsivo, compraba de repente todo lo que le llegaba al alma.

Shukin afirmaba: "Si un cuadro me impacta psicológicamente, lo compro".

El baño del caballo rojo (Kuzma Petrov-Vodkin)


Tras un serie de desgracias familiares entre 1906 y 1908, Shukin se volcó aún más en el arte. Llego a comprar en una sola tarde, 11 cuadros de Gauguin y en 1909 tenía tantos cuadros que decidió abrir su casa al publico. Encargó además a Matisse los cuadros"La música" y "La danza" que le conmovieron cuando los recibió.


La danza (Matisse) - Sergei Shukin

La Primera Guerra mundial puso fin a sus compras y el Gobierno bolchevique de Lenin nacionalizó la industria y sus colecciones de arte. Shukin en cuanto tuvo ocasión huyó a París con un muñeco lleno de diamantes. Morosov fue obligado a trabajar de guía mostrando al proletariado su antigua colección. Cuando tuvo ocasión Morosov huyó a Suiza con su familia, donde moriría tres años más tarde.

Tras ambas fugas los bolcheviques agruparon primero las colecciones en casa de Morosov, para luego ser enviadas muchas de ellas a los sótanos del Hermitage, ya que el marxismo las consideraba "una aberración producto de una burguesía degenerada".

La música (Matisse)

Stalin estuvo a punto de quemar estos cuadros que acabaron escondidos en Siberia, durante la Segunda Guerra Mundial, para después volver una parte a los sótanos del Hermitage de Leningrado y otra a los del Museo Pushkin de Moscú.

Tras la muerte de Stalin se volvieron a lucir en las paredes de ambas pinacotecas.



Si queréis más información: http://www.royalacademy.org.uk/
Resumen extraído de un artículo de El Semanal publicado el 17.02.08



5 chapoteos en el agua:

Fernando dijo...

SI NO ES UNOS ES OTROS,PARECE QUE HAY SIEMPRE PERSEGUIDORES Y PERSEGUIDOS..
Buena tarde a tod@s

Javier dijo...

Pues "nada" ada, nos vamos a londres a ver la exposición, ¿qué día te va bien a tí? Muy bueno el reportaje y menos mal que alguien consiguió guardar y conservar los cuadros.
Biquiños

Tania dijo...

un reportaje muy interesante rubia!!! como dice lou, menos mal que algien los guardó!!!!
cuando nos vamos a verla?? o quereis ir solooooos?? mira que yo me busco compañía prontoo y no os molestoooo, solo en la ida y en la vueltaaa!!!

besiiiicos

εïз...

Ada dijo...

Nooo, tranquila Tania, que la propuesta seguro que es para ti también... Que el patico de irse sólo no sería con ninguna de las dos, eso seguro. jajajaa

Buenas noches Fernado. Besicos

Karmen dijo...

Jo... qué recuerdos..el cuadro de La danza de Matisse fue cabecera en mi cuarto durante mi época de universitaria.. claro, no podía ser de otra manera..ya sabéis, me gusta bailaaaaaarrrrr...jajaja..Qué época tan bonita..cachissss...

Bicos pat-t@ssss

PD: Yo también puedo iiiiiir?.. :-))