Dos Patas para Un Pato

Bienvenidos

Somos 3 patos, mejor dicho dos patas y un pato, unidos por Internet y el amor al Arte y se nos ha ocurrido crear este blog para que cada uno escriba sobre lo que le apetezca. A ver qué sale!!!!

Pinceladas Mágicas : EDWARD HOPPER (1882 - 1967)


El inconfundible estilo de Edward Hopper siempre me fascinó, su personal forma de pintar lo cotidiano, sus calles vacías, sus figuras solitarias, su paleta de colores, ahí va un pequeño homenaje a este gran maestro de la pintura.
Self Portrait 1925-30


Gas


Hopper fué un claro representante de lo cotidiano, no de lo grandioso, veía la vida y la cultura popular americanas desde el punto de vista del hombre de la calle. 

En vez de bromear sobre el mal gusto de la clase media y sobre el consumismo que desencadenó la prosperidad de la posguerra, cosa que hicieron muchos de los artistas del pop art, sus personajes y paisajes no eran irónicos ni críticos.

Nighthawks

Route 6, Eastham

Lighthouse at Two Lights

Había gozado de popularidad durante la mayor parte de su vida, por sus respresentaciones de cafeterías, restaurantes y calles desoladas, estuvo casado toda su vida con la misma mujer, a la que usó como modelo en numeros cuadros.

Su estilo desnudo y sin adornos, sus figuras aisladas están allí sentadas, solitarias, sean cuales fueren las actividades en que se ocupen están sumidas en la reflexión.

"Automat"



Hotel Room


Office at night



Pese a que pintó cantidad de escenas cotidianas y de realismo social, no es justo encasillarlo como pintor de la "American Scene", la maestría de su obra, su técnica, la composición de sus cuadros, el dominio del pincel, la luz y el color lo sitúan en una categoría propia.
"Me busco a mí" respondió Hopper cuando, poco antes de morir, le preguntaron qué buscaba con su cuadro titulado

Sol en una habitación vacía

Pintor estadounidense discípulo de Robert Henri (fundador de la Ashcan School), Henri introdujo a sus alumnos en el conocimiento de Rembrandt y de Manet y Hopper se tomó muy en serio las enseñanzas de su maestro.

Estuvo en París en 1907, en la capital francesa y contactó con su amigo Patrick Henry Bruce, que había sido compañero suyo en la clase de Henri y que en esa fecha era ya un comprometido modernista.

Bruce trató de convencer a Hopper para que se quedara en París y se uniera a los modernistas en su camino hacia la abstracción, pero prefirió volver a Nueva York y creó su singular estilo, que miraba más hacia atrás, hacia Manet, que hacia delante, hacia el cubismo.

3 chapoteos en el agua:

Fernando dijo...

Feliz casualidad¡¡ :o)
Hoy lo puse yo ilustrando un poema¡¡
Buen dia a tod@s

Ada dijo...

Hopper es un pintor único, en cuanto a estilo, y por lo tanto, fácilmente reconocible.

A mí siempre me ha llamado la atención que con una pincelada tan "sencilla" y delicada sea capaz de transmitir tanto, incluso la soledad de sus protagonistas.

La luz es importantísima en sus composiciones y es un genio a la hora de interpretarla.

Que buen resumen de la vida y obra de Hopper....

Gracias "patico perezoso", vale la pena esperar a que pongas tinta en tu "plumica" y nos cuentes algo.

Y sabes qué?? Tu paleta y tu estilo (sobre todo cuando te sueltas la melena y sales de paisaje clásico) me recuerda mucho a Hopper.

Muack

Ada dijo...

Fer... sí es que el destino nos ha unido por algo... jajaja
Besicos para ti.